Chantaje desde la prensa

marhuenda-condones2

Andaba yo contento y estaba dispuesto a escribir sobre un asunto interesante que me reservo para mañana, salvo que suceda algo que conmueva más mis entrañas, y en ese caso lo dejaré para el día siguiente, porque las buenas ideas nunca caducan mientras que la urgencia siempre exige un desahogo casi inmediato.

No me estimula demasiado  escribir sobre asuntos de política nacional  y por esa razón hace tiempo que evito entrar en ese barrizal reiterativo, cansino y pestilente en el que es difícil encontrar a más de 50 hombres justos,  y por eso Yahvé arrasó Soodoma.

En España tenemos superávit de golfos y de tontos que son dos especímenes que conviven en perfecta simbiosis porque se retroalimentan en sus fechorías.  Por eso no entiendo por qué se  extrañan y de qué se sorprenden los que se hacen de nuevas cada vez que un político , en este caso del Partido Popular de Madrid, recibe la visita de unos señores con chaleco verde, se los llevan al cuartelillo y allí les muestran unas grabaciones en las que están cantando la Traviata.

La telefonía es un invento del diablo que utilizan los delincuentes para pactar sus actividades sin caer en la cuenta de que, para no  acabar en la cárcel o envuelto en un divorcio que le arruine  si es que está casado con una señora de posibles,  debe desconfiar de ese artilugio y solo utilizarlo para citarse con un amigo o para pedir una pizza.

Cada día me convenzo más de que el número de tontos bien situados en puestos de dirección de empresas públicas o privadas tiende al infinito, aunque a algunos no se les nota hasta que les trinca la policía.

Aclaro que yo defino como tonto no solo a la persona sin luces sino también a quienes practican la estupidez moral, que es el oficio que más pronto aprenden los prepotentes que viven  chantajeando a quienes no se avienen a sus deseos.

Y aquí entra el ínclito Francisco Maruenda, que hasta ahora para muchos era solamente un  personaje histriónico que presumía de dirigir un medio de comunicación y dar clases en la  universidad, como si eso fuera algo que solo ha hecho él.

Maruenda según esas grabaciones que están en posesión del juez,  chantajeaba a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, a la que llamaba “zorra” porque el apelativo de “puta” lo reservaba para su jefa de gabinete, y las amenazaba con publicar noticias falsas contra ellas en “La Razón”, si no desistían de mantener sus denuncias  en el asunto del canal de Isabel II por el que Ignacio Gonzalez está detenido.

Los periodistas corruptos forman parte de la historia de este oficio que es fundamental en el control de los abusos del poder político, por eso no esperen ser protegidos en sus derechos por una prensa independiente, que no existe,  porque cuando los santones  que predican la moralidad son los mismos que la prostituyen, hay que darse por jodido.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s