La mochila de los partidos y el deterioro de la marca

_esperanza_790cf1e5

Esperanza Aguirre,  una sexagenaria como ella misma se definió para dar la sensación de que a su edad cualquiera comete un error y aparca casi sin darse cuenta en el carril BUS, ha dimitido diciendo que se ha sentido defraudada por los golfos que ella misma nombró.  Es decir le ha echado la culpa a los que no le avisaron de sus fechorías, que es algo que no acostumbran a hacer los buenos malhechores.

Lo que no cuela en toda esta historia es que con su fino olfato político fuese incapaz de percibir el hedor que despide el lumpen que la rodeaba porque la rubia no tiene un pelo de tonta,  y aunque ella jamás se haya manchado las manos con el polvo del camino, sus dos  vicepresidentes (Ignacio González y Francisco Granados) están en la cárcel. En asuntos de corrupción lo que se estila es echarle a culpa a un muerto o presumir de sordo, pero ambas coartadas ya no resultan creíbles porque se han utilizado en exceso.

Este goteo de personajes bajo sospecha empieza a provocar el efecto de la bota malaya en un partido en el que los que son honestos sufren el handicap de quienes  se asociaron para delinquir, y esto me lleva a hacer una breve consideración sobre lo que ha pasado en las elecciones francesas porque creo que no tardará mucho tiempo en suceder aquí.

La marca de los partidos tradicionales se ha deteriorado y cualquier día nos encontramos con que alguien se inventa un nuevo logo, se presenta a las elecciones y las gana, con la única condición de que huela a limpio

Eso ha pasado en Francia hace solo unas horas donde ni los socialistas ni la derecha republicana han conseguido pasar a la segunda vuelta  en las elecciones presidenciales y el que ha ganado, Emmanuel Macron, es un antiguo ministro de Holande que se ha presentado por libre sin más apoyo que su currículum sin tacha y la distancia que ha tomado del partido socialista.

Podría ocurrir que , a partir de ahora, lo importante sea ir sin mochila, aunque esté vacía de ideas, porque la gente está escamada y prefiere lo nuevo desconocido a la antiguo por rehabilitar, y eso no debería excitar  a los políticos  jóvenes que defienden ideas viejas porque la alternativa a los partidos corruptos no son formaciones políticas que en sus programas han supeditado la libertad a una supuesta igualdad que ellos tampoco practican.

Y regreso a Esperanza Aguirre, una liberal de libro que en materia económica ha sido víctima de sus propias políticas, porque el liberalismo a veces tiende a dejar demasiado sueltos a los que van de sobrados.

Anuncios

Un comentario en “La mochila de los partidos y el deterioro de la marca

  1. De acuerdo, en España va a salir algún personaje limpio y con la mochila transparente y llena de buenos propósitos No le veo otra solución a mi querida España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s