No al corta y pega

felicitaciones-ano-

 

Donde esté el papel, la pluma o el bolígrafo para escribir una breve frase deseando felicidad, salud y placeres en un día como el de hoy, que se quiten los inventos tecnológicos  como suplentes de una felicitación que diga “Te quiero maciza, sé feliz” o “Espero que este nuevo año repitamos revolcón”.

Con las nuevas tecnologías se han perdido las buenas costumbres,  y lo que se ha ganado en rapidez con el whatssap y las redes sociales ha ido en demérito de una comunicación personalizada y en el fondo más sincera, porque a veces recibe uno la misma foto o el mismo video de veinte personas distintas que han renunciado a dedicar un rato al año a demostrarte que piensan realmente en ti de forma individualizada y no como si fueras un miembro ignoto de su batallón de contactos telefónicos.

Siempre me he esmerado en intentar mirar a los ojos  -o al menos imaginármelos – de la persona a la que felicito, porque si una acción que se supone sincera la realizamos de forma mecánica e impersonal, se convierte en inútil o al menos así me lo parece  cada vez que soy el receptor de un  mensaje sin remitente ni destinatario.

Las postales físicas cada vez se usan menos y a veces llegan tarde. Por eso no reniego de la utilización de otros medios  más ágiles y seguros para expresar sentimientos sinceros, pero no puedo negar que apenas me siento concernido cuando el remitente de un mensaje prescinde de mi nombre,  al dirigirse a mí, y del suyo, al despedirse, porque en ocasiones ni siquiera sé quién es.

El corta y pega ha dado muchos disgustos a los aspirantes a doctores cum laude, aunque  no a todos, porque a Pedro Sánchez se la bufa lo que le digan sobre el puzle o que hizo al juntar textos ajenos de distintas procedencias para escribir su tesis, pero reconocerán conmigo que  una frase de nueve o diez palabras exige un esfuerzo menor al que hizo él , y saldríamos mejor parados si evitásemos el pirateo de textos que escribieron otros , a la hora de enviar un abrazo lleno de cariño o complicidad a la persona a la que le deseamos un año mejor.

Como aún estoy a tiempo voy a empezar ahora  a hacerlo, que hasta las doce de esta noche tengo espacio, y por si involuntariamente me olvido de alguien, a través de estas líneas os deseo paz, amor, salud, risas, placeres, amistad, y dignidad.

 

Anuncios